Técnicos y académicos preocupados por cómo se usa el “suelo urbano” en Comodoro

En una nota que presentaron al Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia, las diez organizaciones más importantes, vinculadas a planificación urbana de la ciudad, entre las que está el GIGAT, manifestaron su preocupación ante el uso de la tierra, la urbanización que se está proponiendo y los posibles problemas que esto traerá en el futuro

El documento asegura que a partir del consenso abordado las instituciones se encuentran atentos “a la situación actual de crisis urbana en la ciudad, y teniendo en cuenta los sucesos de público conocimiento acontecidos a partir del temporal en la ciudad en 2017; léase: crisis habitacional, social y urbana en general, a lo que se suma el aún no consumado Código de Desarrollo Urbano (CDU) de Comodoro Rivadavia y una serie Continuar leyendo “Técnicos y académicos preocupados por cómo se usa el “suelo urbano” en Comodoro”

No culpes a la lluvia

Intensas precipitaciones causaron desastres en distintas ciudades del país. Una de las más afectadas fue Comodoro Rivadavia, que quedó incomunicada por la rotura de caminos y en una crisis de desabastecimiento. Más de 3000 habitantes fueron evacuados y algunos no podrán volver a casas que fueron destruidas. ¿Podría haberse evitado?

Por Vanina Lombardi

Agencia TSS — Calles cubiertas de agua cual ríos torrentosos, casas sumergidas, autos que flotan, puentes rotos y grupos de evacuados que recorren la ciudad en botes. Esas son las escenas de una Comodoro Rivadavia inimaginada, que en poco más de una semana vio caer la misma cantidad de agua por lluvias que la que usualmente recibe en casi dos años. Pero, ¿los desastres provocados se debieron exclusivamente a las lluvias o hubo otros factores que propiciaron semejante impacto? ¿Podrían haberse evitado, al menos en parte, esos daños?

“La respuesta es compleja. Si pudiera resumir lo que ha pasado, diría que es una especie de lucha despiadada entre la atmósfera, el relieve y el espacio construido; no es sólo una cuestión natural, social o urbanística”, le dijo a TSS el geógrafo Santiago Bondel, responsable del Programa de Transformaciones Territoriales en la Patagonia Central y de la Maestría en Estudios Socioterritoriales en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB).

Según Bondel, no hay antecedentes de semejante volumen de agua caída. De hecho, los valores medios en la ciudad suelen ser de 230 milímetros por año, pero entre el 29 de marzo y el 2 de abril se registraron 251,6 milímetros de agua, a los que se sumaron otros 97,5 milímetros que cayeron entre el 6 y el 8 de abril. Es decir, que en 11 días cayeron casi 350 milímetros, según datos de la Estación Meteorológica de la Facultad de Ingeniería de laUNPSJB.

El especialista dijo también que que Comodoro es una ciudad “particular”, que ha tenido un crecimiento espontáneo asociado a su función petrolera y una manera de ocupar el espacio entre la meseta y el mar, “que la hacen de un relieve característico, con típicas situaciones de avenidas, avalanchas y deslizamientos violentos, en caso de que el agua supere los niveles normales”.

Fundada a principios del siglo XX, Comodoro Rivadavia está ubicada entre la costa y una meseta que alcanza los 700 metros sobre el nivel del mar en su punto más alto, en un terreno árido del cual no se puede obtener agua dulce para el consumo humano. Por eso, la ciudad se extiende en torno a una tubería de agua potable que llega desde el Lago Musters, a 140 kilómetros de la ciudad. Además, es el primer lugar del país en el que se encontró petróleo, en 1907, mientras se buscaba agua dulce. Desde entonces, la “Capital Nacional del Petróleo” no ha dejado de crecer, tanto que hoy es la localidad más habitada de la provincia, con poco más de 177.000 habitantes, según el Censo Nacional 2010.

Juan Manuel Diez Tetamanti, Al respecto, doctor en Geografía y miembro del grupo de investigación Geografía, Acción y Territorio (GIGAT), de la UNPSJB, le dijo a TSS que Comodoro Rivadavia ha crecido en función del precio del petróleo y de las demandas de mano de obra de las industrias privadas, de manera espontánea y sin planificación urbana. “Antes de las privatizaciones de los noventa, las empresas —tanto en el caso de las públicas como las privadas— brindaban soluciones habitacionales y sociales a los trabajadores, pero después hubo un quiebre de paradigma y eso se volcó al salario. Entonces, la empresa pasó a pagar el alquiler o dar algún beneficio, pero sin planificación sobre dónde se hará o alquilará la casa, qué sistema cloacal tendrá, qué agua usará o como obtendrá electricidad”.

Para Diez Tetamanti, “la dinámica social y economía hace que miles de personas se asienten porque hay oportunidades laborales, pero no tienen soluciones ni sociales ni de infraestructura, y el municipio no tiene herramientas para construir sólidamente esas soluciones: si una empresa trae 10.000 trabajadores, se van asentar en algún lugar y lo van a hacer como puedan, y la obra pública va llegar después”. Y advierte que la situación es compleja, entre otras cosas porque el municipio no puede cobrarles impuestos a las empresas petroleras —ya que estas tributan a la provincia— ni tampoco tiene mecanismos de recuperación como los de otras ciudades, como exigir determinadas condiciones para habilitar la construcción de un nuevo barrio.

En el caso de Comodoro, “hay lugares que no deberían haberse ocupado y no se necesitaba semejante evento para que hubiera una avalancha, porque hubo muchas avenidas de agua y barro en otras circunstancia, con precipitaciones violentas y menos abundantes. Hay lugares que alguna vez fueron un cañadón seco y se los rellenó para hacer una calle o una avenida”, dijo Bondel.

Diez Tetamanti advirtió que sobre la dificultad que existe en diversas zonas de Comodoro Rivadavia para acceder a servicios básicos como agua potable, energía eléctrica, o cloacas, lo que muchas veces promueve la formación de asentamientos en lugares inapropiados. Sin embargo, en esta oportunidad los barrios afectados fueron tanto aquellos más informales o ubicados en zonas de lagunas o pozos sedimentarios, como otros construidos hace 30 o 40 años, que nunca habían sufrido una catástrofe similar.

Mapas para ayudar

“Esto recién empieza, es como despertar de una pesadilla: la gente sigue sacando barro de las casas, las máquinas no dan abasto y desde la universidad (por la UNPSJB) se preparan y distribuyen 1600 viandas por día. También hay escuelas y otras organizaciones que las reparten”, explicó Diez Tetamanti. También continúan los problemas de desabastecimiento de agua y de interrupción de servicios. Muchos damnificados no solo siguen evacuados, sino que también han perdido todo: casa, vehículo y lugar de trabajo.

En busca de hacer un aporte desde la universidad pública, el equipo de investigación del GIGAT desarrolló un sistema de recopilación de datos y una aplicación móvil que los habitantes de Comodoro pueden utilizar para dejar asentados los daños que han sufrido. Para desarrollarla, este equipo interdisciplinario de alrededor de 25 profesionales (geógrafos, antropólogos, comunicadores sociales y gestores ambientales, entre otros) utilizaron herramientas tecnológicas gratuitas y abiertas, acordes a los sistema de mapeo que utilizan para realizar lo que denominan cartografía social, un método de construcción colectiva de mapas.

“Se basa en un sistema que estábamos probando para un proyecto de salud comunitaria. Estamos generando categorías para los daños, además de los casos particulares que derivamos a la provincia y al municipio”, dijo Diez Tetamanti, que además es investigador del CONICET, y destacó que “este trabajo fue posible porque durante los últimos 10 años tuvimos mucho apoyo del Ministerio de Educación con diferentes programas y, además, contamos con cinco becarios del CONICET”. El especialista consideró que esta herramienta puede servir en el futuro para planificar la urbanización y ayudar a la reconstrucción en zonas afectadas.

En paralelo, también se elaboró otro mapa que busca aportar datos relevantes, como lugares donde se reciben donaciones o se distribuye agua. En este caso, se trata de una iniciativa privada impulsada por el ingeniero en petróleo Marcelo Hirschfeldt, que compró un dominio particular para este desarrollo y utiliza herramientas de mapeo de Google para realizar un relevamiento territorial en base a reportes periodísticos y oficiales, y también a algunos registros propios que realizan voluntarios de este equipo en el terreno, según le explicó Hirschfeldt a TSS.

Sobre llovido, empretrolado

Durante el temporal también hubo al menos dos derrames de petróleo a 17 kilómetros al norte de Comodoro Rivadavia, en una zona conocida como Caleta Córdoba. Al principio, la mancha era imperceptible debido a las lluvias, pero se hizo visible al mermar la cantidad de agua. Primero fue detectada y denunciada a través de las redes sociales por los mismos pobladores de la zona, adonde opera la empresa CAPSA. Posteriormente, el derrame —que ya llegó hasta el mar— fue confirmado por las autoridades locales.

Fuente: Todo Ciencia

Un mapa interactivo de los daños

El Grupo de Investigación, Geografía, Acción y Territorio de la Universidad San Juan Bosco, con profesores y alumnos de diversas carreras, diseñó una base de datos en Internet para sistematizar la información necesaria en la zona de desastre.

Coomodoro Rivadavia lleva dos semanas de lluvias y tormentas, con desbordes de ríos y aluviones de barro que taparon gran parte de la ciudad y destruyeron miles de casas, comercios y calles. Frente a este escenario catastrófico, miembros del Grupo de Investigación, Geografía, Acción y Territorio (Gigat) de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, con la ayuda de profesores y alumnos de distintas carreras, diseñaron una base de datos en internet y una aplicación para celulares, en donde los damnificados pueden dejar registrada su situación. A  partir del procesamiento y sistematización de esos datos, confeccionaron mapas interactivos en los que se ven las regiones afectadas casa por casa, puntos de la ciudad donde se presta asistencia médica, información de tránsito y  gráficos que muestran los daños socioeconómicos de la ciudad. Toda la información puede ser consultada en la página www.geografiayaccion.org, y se actualiza constantemente con los nuevos datos. “Hasta ahora tenemos más de tres mil registros de casas afectadas, es decir más de 12 mil damnificados”, indicó en diálogo con PáginaI12 el miembro del Gigat e investigador de Conicet Juan Manuel Diez Tetamanti, quien señaló que con el tiempo y el análisis de la información podrán sacar más conclusiones.

“La idea surgió a partir de que uno de los integrantes del Gigat preguntó si no había un registro de los daños del temporal. Esto surgió en medio de la lluvia el día domingo 3”, contó el investigador de Conicet a este diario. “Ahí inmediatamente, con las herramientas que teníamos disponibles, nos pusimos a trabajar y creamos el registro. Lo primero que hicimos fue hacerlo circular por redes sociales. Ahora ya está en la página del municipio.”

La propuesta del grupo consistió, al principio, en un crear un dispositivo de acopio de información a partir de un sistema en línea. Más tarde desarrollaron una aplicación para celulares que permite completar los datos de manera sencilla. Una vez creada la base de datos, los damnificados por el temporal empezaron a anotarse dejando su información personal, barrio, y una breve descripción de cómo es su situación particular. “Nuestro principal trabajo es procesar los datos y determinar el orden de urgencias. Después armamos los mapas, que se pueden ver en la página, y los actualizamos permanentemente”, explicó Diez Tetamanti. 

En el equipo participan 22 estudiantes y docentes, cuatro becarios y un investigador de Conicet. Una de la mayores riquezas del grupo es que los integrantes forman parte de distintas carreras, entre ellas antropología, geografía, sistemas de información geográfico, comunicación social, trabajo social, ciencias económicas y derecho. “El trabajo interdisciplinario es fundamental –opinó Diez Tetamanti–, porque a partir de la idea del proyecto empezaron a surgir muchísimas preguntas relacionadas a cuestiones legales sobre los datos, sobre cómo distribuirlos, cómo formular posteriormente los gráficos y los mapas que estamos haciendo –que es mas de una etapa última, de análisis de la información–, y después toda la cuestión técnica. Dentro de esto último trabajan los chicos y profesores de sistema de información geográfica.” En cuanto a la circulación de la información, “aportaron mucho los alumnos y profesores de comunicación social”, y como no hay en el grupo profesionales del campo de la informática, entre los miembros con conocimientos en programación pudieron desarrollar la aplicación y el diseño de los mapas interactivos. 

La página web incluye la serie “Registro de daños”, en la que se pueden ver mapas de la ciudad con la ubicación de las casas y edificios dañados por el temporal, actualizados cada 60 minutos en virtud de las nuevas cargas en la base de datos. Estos mapas están acompañados por una serie de gráficos que clasifican los daños por su magnitud, para lo cual trabajaron en conjunto geógrafos y estudiantes de ciencias económicas en la clasificación de categorías según variables socioeconómicas. Otra serie es la de “Mapas de servicios”, que consiste en dos mapas en los que se actualizan los lugares de asistencia médica, la situación de tránsito, y los datos sobre daños en la vía pública. 

“La investigación científica y los trabajos previos son importantísimos, porque si no tuviéramos conocimientos y experiencia previa de cómo manejar esta herramienta, no hubiéramos podido hacer el programa en el medio de una emergencia. Todo esto puesto en funcionamiento y dando resultados rápidos en internet hubiera sido imposible”, destacó Diez Tetamanti. El investigador de Conicet subrayó que para estas investigaciones fueron indispensables “la batería de subsidios de los últimos siete años en materia de proyectos de investigación y de extensión, tanto de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), como de Conicet”.

La base de datos de personas afectadas ayer seguía creciendo, minuto a minuto. Por este motivo todavía no se pudieron sacar muchas conclusiones a partir de la información. “Estamos categorizando las respuestas. Lo que más reluce ahora son los mapas y los accesos privados. Posteriormente vamos a sacar muchas conclusiones”, aseguró Diez Tetamanti. “Hasta ahora tenemos más de tres mil registros de casas afectadas, es decir, se estima más de 12 mil personas afectadas. Estamos procesando algunos mapas donde está la influencia por barrios y trabajando en los gráficos, que implican un trabajo de sistematización que lleva un poco más de tiempo”, agregó. 

Mas allá de los resultados, el trabajo en comunidad ya es una experiencia enriquecedora para los estudiantes que se sumaron al grupo. “Trabajar estos días es para ellos alucinante, sobre todo porque se dan cuenta de que el estudio es algo útil para la comunidad, y se le puede devolver mucho a la gente, a todos los vecinos, que también pagan la educación pública pero muchas veces no pueden acceder”. 

Fuente: Página 12

Cerca de 3000 registros de daños domiciliarios y en la vía pública

A través del grupo Geografía, Acción y Territorio (GIGAT) se siguen recibiendo informes de daños domiciliarios y en la vía pública por parte de vecinos de distintos puntos de la ciudad. Se ha creado además una aplicación para simplificar la tarea de registros.

Luego de una semana de trabajo con un equipo de trabajo conformado por 16 personas, entre ellos geógrafos, de trabajo social, sistema de ubicación geográfica, comunicación social, antropólogos, abogados, entre otros, se ha logrado recaudar una importante cantidad de información sobre los daños ocasionados por el temporal de la ciudad.

Según detalló a El Patagónico, Juan Manuel Tetamanti miembro del equipo de Geografía Accion y Territorio “hace cinco días incluímos en el registro, los daños en la vía pública, hasta el momento hemos sistematizado 2500 daños domiciliarios y 190 en la vía pública”.

Tetamanti amplió que “con la información se van generando distintos mapas para ir conociendo los sectores más afectados y además vamos clasificando y dividiendo por barrios”.

En los últimos días, el trabajo llevado adelante por miembros de la universidad pública generó una aplicación (click aquípara descargar) para los celuares y poder hacer el registro de daños de manera más simple.

Además se generaron herramientas especiales para que funcionarios provinciales y municipales puedan acceder de manera ordenada y directa al reclamo de cada vecino.

Aquí pueden registrar sus datos domiciliarios, aquí en la vía pública y ver los mapas.

PROBLEMATICAS SANITARIAS

Además del relevamiento de datos de destrucción y daños domiciliarios y en la vía pública, desde el equipo conformado por profesionales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, se lleva adelante un registro en el hospital Regional.

Una parte del equipo se encuentra todos los días en el nosocomio de la ciudad relevando información sobre los ingresos y las problemáticas sanitarias, generando luego un georeferenciamiento de las mismas.

Todos estos datos, tanto de destrucción domiciliaria, de la vía pública y santiaria, son elevados a provincia, municipio y nación.

Fuente: El Patagónico

La Universidad presenta el dossier “Petróleo, trabajo y sociedad en la Patagonia Argentina”

Identidades tiene el placer de presentar el nuevo dossier “Petróleo, trabajo y sociedad en la Patagonia Argentina” editado por Natalia Barrionuevo (IESyPPat-UNPSJB) y Stefan Peters (Internationale und intergesellschaftliche Beziehungen-Universität Kassel).

El dossier analiza los efectos de la extracción de hidrocarburos en la Patagonia Argentina y busca ampliar el debate hacia dos temas: las consecuencias socio-culturales de la extracción de materias primas a nivel local, y las particularidades del trabajo y de las relaciones laborales en los enclaves extractivos.

Los artículos reunidos en el dossier no se restringen al análisis de la coyuntura sino que buscan interpretar los fenómenos actuales a nivel económico, social, político y cultural a la luz de la larga tradición e historia de la explotación de materias primas en la región. Publican en el dossier: Brígida Baeza & Magali Chanampa, Joaquín M. Bernáldez, Laura Mombello, Santiago Bachiller, Natalia Barrionuevo, Hernán M. Palermo, Paolo Paris y Stefan Peters. El dossier está ilustrado por una bella obra gentilmente cedida por César Barrientos. Más información>>

X Jornadas Patagónicas de Geografía 2016

Con el fin de hacer lugar a recientes pedidos de extensión de plazos para envío de resúmenes tanto a los simposios específicos como a los ejes temáticos generales de las X Jornadas Patagónicas de Geografía 2016, el Comité organizador ha decidido extender el plazo de presentación de resúmenes hasta el Martes 21 de junio inclusive.

Solicitamos a los interesados consultar los e-mails de contacto de los coordinadores de los ejes generales y los simposios específicos, asi como toda la nueva información general en las circulares del evento cargadas en www.igeopat.org y/o enviar sus consultas al e-mail xjornadaspatagdegeografia.tw@gmail.com

“Cartografías de mi barrio” en el Bº San Martín

En el marco del Proyecto “Construcción socio comunitaria del espacio público en barrios de Comodoro Rivadavia – Chubut” del programa de Extensión Universitaria y Vinculación Comunitaria: “Universidad, Estado y Territorio”   el día viernes 27 de mayo se realizó el primer encuentro en la escuela N°184 del barrio San Martín.

Este tuvo como objetivo dar comienzo a un proceso colectivo de construcción del espacio público. Este trabajo  realizó en conjunto  con la red del barrio san martin en vinculación con la del máximo abásolo y tiene como objetivo fortalecer los vínculos entre estos dos barrios, así como generar una reflexión acerca de los espacios comunes de estos barrios.

El proyecto parte de reconocer una fragmentación y segregación socio-espacial en estos barrios y la necesidad de generar instancias de integración e inclusión ciudadana, comunitaria y participativa. En este sentido se dió inicio a los talleres con el primero que tuvo como protagonista a la cartografía social de los espacios públicos de los barrios.

De este taller participaron niños de la escuela primaria N° 184, adultos del Centro de Día del CPB del San Martín y adolescentes que participan del CPB del Máximo Abásolo. A partir del mapa que dibujaron de su barrio señalando lugares agradables, desagradables y que cambiarían, se buscó reflexionar sobre ese espacio que se transita día a día y sobre las problemáticas que lo aquejan.

El segundo taller se dará dentro de una semana y tendrá como objetivo el aprendizaje de técnicas audiovisuales para representar el barrio, a cargo de la cátedra de Comunicación Audiovisual 1. Durante todo este proceso realizado  se buscará organizar una intervención en el espacio público que surja de la reflexión y la construcción colectiva.

Presentan una aplicación de salud elaborada con una universidad de Brasil

El Grupo de Investigación Geografía Acción y Territorio, que pertenece al IGEOPAT de la Universidad Nacional de la Patagonia realizará mañana martes una demostración parcial de la aplicación desarrollada en conjunto con la Universidad Federal de Pelotas (Brasil). La actividad se realizará las 15 horas en el aula 101 del Edificio de Aulas en Km. 4, y se espera la presencia de autoridades provinciales y municipales de salud, como a dos investigadores de Brasil.

La aplicación tiene el nombre “APP-Saúde”, por el termino en portugués, y se encuentra en fase de ajustes y prueba piloto, tanto en Argentina como en Brasil. Sin embrargo, está disponible para bajar en Google Play.

La propuesta es un abordaje de investigación y extensión interdisciplinar que genera al mismo tiempo un producto tecnológico. Este permite mejorar la gestión para el acceso a la salud pública.

Funcionamiento

El sistema se organiza en tres componentes. En el primero, un sistema georreferenciado de monitoreo que organiza los datos sanitarios del lugar, facilita consultas, prevención y pronóstico de eventos. El segundo, la aplicación para smartphone, de uso restricto a los agentes de salud y otro abierto a la comunidad, que permita mejorar los datos geográficos para monitoreo. Finalmente, un dispositivo metodológico de transferencia de cartografía social, incorporando elementos sociales, culturales, temporales y coyunturales en el mapeo general.

La app es un sistema que monitorea de forma georreferenciada la gestión de la atención sanitaria pública y comunitaria, considerando la accesibilidad y la movilidad de los usuarios. Pretende que la información recolectada pueda facilitar, por ejemplo en el caso de familias, la atención a personas que viven en sectores de difícil accesibilidad o en condiciones de vulnerabilidad.

La aplicación es una creación en conjunto entre la Universidad Federal de Pelotas (Brasil) y la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (Argentina).

Presentación

Este martes 29 se realizará la presentación oficial con autoridades de la Universidad local y los desarrolladores de ambas universidades. Estarán presentes Jessica Peixoto y Glauco Munsberg de la Universidad Federal de Pelotas (Brasil) y Magalí Chanampa y Juan Manuel Diez Tetamanti de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

Al mismo tiempo, fueron invitados distintos funcionarios de la cartera de salud municipal y provincial. La presentación será a las 15 horas, en el aula 101, del Edificio de Aulas.