GIGAT

Geografía y Territorio en revista Brando

Geografía y Territorio en revista Brando

Geografía y Territorio en revista Brando

El otro modo de hacer mapas

http://www.conexionbrando.com/1820734-el-otro-modo-de-hacer-mapas

 

El mapeo colectivo cambió el modo tradicional de representar la geografía en un papel. De la Villa 31 a un pueblo de Chubut, cómo es la cartografía confeccionada por los propios habitantes.

El mapeo colectivo cambió el modo tradicional de representar la geografía en un papel. De la Villa 31 a un pueblo de Chubut, cómo es la cartografía confeccionada por los propios habitantes.

 

Por Mariano Zamorano

Una definición básica indica que la cartografía es la rama de la geografía encargada de expresar gráficamente el conocimiento que se tiene de la superficie de la Tierra. Un conjunto de viajeros y profesionales extranjeros fueron los autores de las primeras imágenes de la geografía argentina promediando el siglo XIX, que se conocieron en forma de manuales, descripciones geográficas y esbozos de cartografías. Transcurrido más de un siglo y medio, hoy los cartógrafos sociales mapean distintos territorios con equipos multidisciplinarios abocados a captar la esencia de los lugares. Mapas deseados, mapas fotográficos, mapas que desafían límites o reflejan potencialidades y falencias son parte del resultado.

“Hay como un retorno o revitalización de la cartografía, pero conservamos cierta desconfianza hacia la idea estática de que el mapa representa cabalmente algo. El mapa es un dibujo que en este caso está construido colectivamente y adquiere el sentido que le den aquellos que lo están construyendo”, explica Pablo Vitale, politólogo e integrante del colectivo TURBA (Talleres de Urbanismo Barrial), que a fines del año pasado presentó el primer mapa abierto de la Villa 31 y 31 Bis, tras cuatro años de trabajo en talleres de arquitectura y mapas con adolescentes y jóvenes que incluyeron técnicas de relevamiento, diagnóstico y diseño de espacio barrial. Javier Samaniego García -junto con Julia Ramos y Diego Danei, el resto del núcleo duro de TURBA- indica que el trabajo realizado significó sacar la arquitectura a la calle y enseñar a usar herramientas de representación, como dibujo a mano alzada, dibujo técnico y fotografía. Así, lograron confeccionar una primera cartografía para un sitio con 30 mil habitantes que no figura en los mapas oficiales de la ciudad, con referencias a instituciones educativas, de salud, religiosas, plazas y paradores. Dicen, también, que se trata de un mapa incompleto y abierto a ser actualizado.

En la misma dirección, el Grupo de Investigación y Acción Geografía y Territorio, de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, es otro ejemplo de la actualidad de la cartografía social. En el libro Hacia una geografía comunitaria presentaron sus mapas colectivos sobre la accesibilidad al sistema de salud en las localidades chubutenses de Aldea Beleiro y Alto Río Senguer, con trabajos de cartografía individual y colectiva de talleristas de diversas profesiones, junto a la utilización de software geográfico. Juan Manuel Diez Tetamanti y Beatriz Escudero, integrantes de Geografía y Territorio, resaltan el valor de que la selección o la omisión de los elementos que aparecen en los mapas sean realizados por las propias comunidades involucradas, debatiendo y poniendo a prueba la imaginación de los actores y dando lugar a una geografía renovada.

El mapeo colectivo cambió el modo tradicional de representar la geografía en un papel. De la Villa 31 a un pueblo de Chubut, cómo es la cartografía confeccionada por los propios habitantes.

Por último, el caso de Iconoclasistas -dúo conformado por Pablo Ares y Julia Risler- puede tomarse como paradigma de mapeo colectivo. Surgido en 2006, realizaron talleres que fueron desde Argentina hasta España, pasando por Portugal, Austria y el resto de Latinoamérica, y desde el sitio web iconoclasistas.net estimulan la participación con la puesta en común de mapas realizados, junto con símbolos, gráficos y pictogramas bajo la licencia Creative Commons para ser “reapropiados, reproducidos y reformulados”. Ganadores en 2012 del Gran Premio de la Bienal Iberoamericana de Diseño de Madrid en el rubro diseño gráfico y comunicación audiovisual, en el libro Manual de Mapeo Colectivo explican que, si bien el punto de partida depende de cada taller y de los tiempos que se manejen, puede iniciarse tanto en un mapa comercial como en mapas dibujados a mano que jueguen con las fronteras, los límites y las formas.

 

En 1507 se presentó el mapa Universalis Cosmographia, dibujado bajo la dirección del alemán Martin Waldseemüller sobre doce paneles grabados, en el que apareció por primera vez América separada de Asia. Las diferencias con las condiciones de producción de la actualidad son infinitas. Hoy, el Instituto Geográfico Nacional confecciona mapas a partir de bases vectoriales generadas exclusivamente por computadoras. Con prácticas que combinan debate, conocimiento del territorio y acceso a herramientas de georreferenciación (como el GPS o el software SIG), la cartografía colectiva completa los espacios que la geografía oficial o académica deja vacantes.
Si te gustó la nota ¡Compartíla!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *